• Mario Reyes Flores

Los 4 arquetipos principales de Jung

Actualizado: 18 nov

Los arquetipos son modelos universales e innatos de personas, comportamientos o personalidades que influyen en el comportamiento humano. Fueron representados por el psiquiatra suizo Carl Jung, quien los consideraba como formas arcaicas del conocimiento humano innato, transmitido a nosotros desde nuestros antepasados.


Los 4 arquetipos principales de Jung
Agencia de Marketing Online

Si bien, las ideas de Jung no han sido tan populares como las de Freud, y sus arquetipos no se han visto favorablemente en la psicología moderna, sí que pueden servir como referentes en términos meramente creativos y publicitarios.


Para Jung, estos arquetipos eran heredados de la misma forma que los patrones instintivos de nuestros antepasados, y por tanto representaban figuras y patrones universales, que forman parte del inconsciente colectivo.


Como podría esperarse, Jung rechazaba la idea de la tabula rasa, o la idea de que la mente humana era una tabla en blanco al nacer, sobre la cual podía escribirse únicamente a través de la experiencia. Por el contrario, creía que la mente biológica conserva vestigios biológicos y fundamentales de nuestros ancestros. Esto es a lo que llamó "imágenes primordiales" que, según él, es lo que "nos dice cómo ser humanos".


Para Jung, al igual que su maestro, Freud, el inconsciente representaba un importante papel tanto en la personalidad, como en el comportamiento, sin embargo, amplió este concepto, para incluir lo que llamaría inconsciente colectivo.


De manera que, Jung creía que la psiqué humana estaba compuesta de tres componentes:


  • Ego: mente consciente.

  • Inconsciente personal: recuerdos (hasta los que han sido suprimidos).

  • Inconsciente colectivo: herencia psicológica (todo el conocimiento que los humanos comparten como especie).



El origen de los arquetipos


Jung creía que el inconsciente colectivo era justamente el lugar donde vivían los arquetipos, por lo tanto sostenía que eran universales, innatos, instintivos y hereditarios, es decir, no se aprenden, y su función era el organizar la forma en que experimentamos como especie ciertas cosas.


Por lo anterior, Jung aseguraba que todas las ideas más poderosas de la historia están sustentadas en arquetipos. Si bien, esta aseveración viene como anillo al dedo a las creencias religiosas, no escapan del todo a a esta la ciencia, la filosofía y la etica, pues para Jung, todas las anteriores no son más que variantes de ideas arquetípicas, creadas a partir de su aplicación consciente, adaptadas a la realidad.



¿Estamos dominados por un arquetipo específico?


De acuerdo con Jung, el arquetipo que nos define está relacionado con las influencias culturales de la persona y las experiencias personales únicas. A partir de esto, Jung identificó 4 arquetipos principales.



Los 4 arquetipos principales de Carl Jung


Se trata de personajes arcaicos y míticos que componen los arquetipos y residen en todas las personas, según Jung.


Para él. Son estas figuras las que simbolizan las motivaciones, los valores y las personalidades humanas básicas.


Si bien, Carl Jung creía que cada uno de estos 4 arquetipos desempeñaba un papel en la definición de la personalidad, también pensaba que había uno de estos que sobresalía del resto y dominaba a cada individuo.



Primer arquetipo: La persona.


A través de su desarrollo, los niños aprenden que deben comportarse de cierta forma, para adaptarse a ciertas normas y expectativas de la sociedad. Esto se convierte en una "máscara" o persona, que no es otra cosa sino cómo nos presentamos al mundo, y esta protege al ego de las imágenes negativas.


Esta máscara se desarrolla para contener todos los impulsos y emociones primitivas que no se consideran socialmente aceptables.


De modo que la persona, permite al individuo adaptarse y encajar en el mundo en que vive. No obstante, identificarse demasiado con este arquetipo, puede llevar al individuo a perder de vista su verdadero yo.



Segundo arquetipo: La sombra


Este arquetipo se crea como un subproducto de la persona. Es todo lo que se reprime en nuestro intento de adaptarnos a las normas y expectativas culturales. Por lo tanto, contiene todo lo que es considerado inaceptable para la sociedad, pero también para nosotros mismos.


De acuerdo con Jung, la sombra puede aparecer en sueños o visiones, adquiriendo distintas formas, entre las más comunes un demonio, un monstruo, un dragón, una serpiente o alguna otra figura con características salvajes, oscuras o exóticas.


Este arquetipo es considerado el lado más oscuro de la psiqué, y está presente en cada uno de nosotros, aunque muchas personas nieguen que forme parte de sí, y terminen proyectándolo en los demás.



Tercer arquetipo: El Ánima / Ánimus


El ánima representa el aspecto femenino en la psique de los hombres, como el ánimus representa el aspecto masculino en la psique de las mujeres.


Jung creía, el ánima o ánimus representa el "verdadero yo" detrás de la imagen que presentamos a los otros, y sirve como fuente principal de comunicación con el inconsciente colectivo.


Además, sugirió que este arquetipo está tan involucrado en el desarrollo de los roles sexuales y las identidades de género, como lo están los cambios fisiológicos y las influencias sociales.



Cuarto arquetipo: El yo


El yo representa la consciencia y la inconsciencia unificadas del individuo, cuya creación ocurre a partir de un proceso conocido como individuación, en el que se integran los diversos aspectos de la personalidad. Jung creía que la falta de armonía entre el consciente y el inconsciente daba origen a problemas psicológicos.



¿Necesitas ayuda? Solicita una asesoría sin costo con uno de nuestros especialistas en marketing digital. Atendemos a toda la república mexicana.


Quiénes somos

Somos una agencia de marketing en Ciudad de México. Ayudamos a pequeñas y medianas empresas a crear estrategias e implementar sus visiones creativas. Nuestra agencia está impulsada por especialistas que trabajan estrechamente con cada marca para producir resultados inigualables. Amamos el contenido y el diseño, pero nos entusiasman más los datos necesarios para triunfar en el mundo digital. Visita nuestro sitio web.