• Mario Reyes Flores

La sociedad del miedo: Heinz Bude

La sociedad del miedo es un libro del sociólogo y doctor en filosofía Heinz Bude (2014), donde analiza el papel del miedo en la sociedad de hoy.


la sociedad del miedo heinz bude
Agencia de Marketing Online

Según plantea, para entender a una sociedad, debemos entender cuáles son sus miedos, pues a partir de estos, podemos conocer qué sienten, qué les importa y qué esperan sus individuos.



La evolución del miedo


La política empleada por Roosevelt, en los años treinta y cuarenta, en los Estados Unidos, no se trataba sólo de combatir la pobreza y la exclusión, sino de combatir el miedo a sentirse marginado y privado de derechos, y el Estado de Bienestar era el camino para lograrlo.


No obstante, hoy hemos transitado de las políticas de bienestar, que prometían el ascenso social, a las políticas de exclusión, que ponen a la sociedad actual en un estado de miedo a no tener las condiciones que se reclaman para el éxito. La expectativa de que cualquiera que haga un esfuerzo, invierta en su propia educación y exhiba ciertas capacidades encontrará un lugar adecuado para sí mismo en la sociedad ha desaparecido; en su lugar, ha quedado un escenario en el que hay muchas cosas que pueden salir mal.


Los conceptos negativos de opresión y prohibición, han sido reemplazados por los de desarrollo e iniciativa. Ya no se trata de un miedo a un gran otro, sino a nosotros mismos.

El libre desarrollo sustituyó la opresión.



El miedo a relacionarnos con otros


El yo hoy en día tiene que adaptarse a los demás en el mundo agitado actual. Este yo marcado por la expectativa de los otros se vuelve inseguro, ante la idea de no cumplir con lo que los demás esperan de sí.


El autor expone que aún la capacidad de vincularse unos con otros causa miedo, debido a que existe la posibilidad de que el otro decida rescindir la relación, y que las únicas relaciones imprescindibles en la actualidad son los hijos.



El miedo al éxito laboral


Pero el miedo persiste aún si la persona consigue el estatus o éxito buscado, pues cuando llega a ese punto, se vuelve en un sujeto hipervigilado por todos los que quedaron detrás de él, en búsqueda de errores o fracasos, esto es: a donde llegó su presencia apenas es tolerada.


Imaginemos el siguiente escenario: te enfrentas a una dinámica donde las personas con quienes trabajabas empiezan a criticarte por obtener un ascenso y te juzgan por ello. Por su parte tu jefe actual teme que le quites el puesto o tus nuevos compañeros apenas te toleran por temor a que tu trabajo ponga en evidencia sus fallas.


En esta sociedad también surge el miedo a no ser lo bastante bueno, a la necesidad de la constante “preparación” para estar siempre “al nivel”, pero también observamos que la preparación ya no es suficiente.



El ganador se lo lleva todo


En los años 90, los economistas Robert H. Frank y Philip J. Cook publicaron libro La sociedad donde el ganador se lleva todo. Este planteaba que cada vez más personas compiten por cada vez menos puestos, para los que se pagan cada vez salarios más elevados.


Este esquema nos llevó a una situación en la que ya no basta con ostentar un título, tener experiencia o ser competente. La palabra clave hoy en día es PERFORMANCE. El prestigio social requiere “Ponerse en escena”, no basta con la formación o los títulos con la que cuentas, sino que necesitas parecer más creativo, más genial, más brillante.


Actualmente, este modelo que premia el éxito está extendiéndose hacia todos los ámbitos sociales. Ya no solo es miedo a fracasar en el trabajo, sino a elegir a la pareja equivocada o a fallar como padre.



El miedo de las clases sociales


El miedo no respeta clases sociales. El miedo es la realidad anímica de las clases medias actuales, porque son quienes tienen algo que perder, y por ende, saben qué es lo que está en juego si toman la decisión equivocada: el descenso social.


Por su parte, están los sectores bajos, conformados por aquellos que apenas se sostienen con salarios bajos y realizan tareas básicas fácilmente reemplazables, y son el objetivo principal de la explotación para obtener mayores ganancias.


En estas clases son reales el miedo a enfermarse o deteriorarse y no poder continuar trabajando o el miedo a no poder controlar el cansancio.



El miedo a uno mismo


Las prohibiciones y normas se cambiaron por conceptos positivos de desarrollo autoimpuestos. Nos sentimos culpables por no tener ganas de desarrollarnos o por no tener iniciativa.


Imaginemos a un trabajador que no pide sus vacaciones por miedo a no desarrollarse profesionalmente, a no hacer más porque “le nazca”, y a no tener la iniciativa por pedir vacaciones.



¿Necesitas ayuda? Solicita una asesoría sin costo con uno de nuestros especialistas en marketing digital. Atendemos a toda la república mexicana.


Quiénes somos

Somos una agencia de marketing en Ciudad de México. Ayudamos a pequeñas y medianas empresas a crear estrategias e implementar sus visiones creativas. Nuestra agencia está impulsada por especialistas que trabajan estrechamente con cada marca para producir resultados inigualables. Amamos el contenido y el diseño, pero nos entusiasman más los datos necesarios para triunfar en el mundo digital. Visita nuestro sitio web.